7 abr. 2010

Tardes de nicotina y olas


Con mis ojos he gritado aquello que calló mi boca. Y aunque no se oiga, sé que tú me oyes. Mas no debía… el silencio también ha de encontrarse en los gestos. No decir o hacer no me hace menos culpable. No soy una sola. Pero cuando iba a contarte, por qué no tendré tanto tiempo, me dio miedo. Y no comprendo, pero contigo además de libre, soy cobarde.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

TaRdeS quE HubierOn Y hAbrAn..º!

COn uN pOcO de Imaginacion, todo se logrará..º!

Anónimo dijo...

este no entiendo a kien le escribes pero no me gusta mucho es muy duroooo o tendre q leerlo mas de una vez para entenderlo??? creo q si a ver?? sigoooooo... tu ... bolitaaaaaaaaaaa....