23 jun. 2009

Remordimiento


Vienes,

como el horizonte al infinito.

Me atraviesas,

me dominas.

Ahora es mi pecho hundido

el único que respira.

Mi despiadada bondad,

la que conspira.

Retorciendo los recuerdos,

pellizcándome a destiempo…

Tú, ¡que raramente avisas!

Eres lo más cruel,

y también lo más sincero.


22 jun. 2009

Pies descalzos


Pies cubiertos,

Calcetines y cordones.

Pies atados.


Yo quiero mis pies desnudos…

Sin zapatos.


Para sentir el frescor de la hierba,

para quemarme con la arena.

Para pinchármelos accidentalmente…


Yo quiero mis pies descalzos,

para saber dónde estoy pisando.

21 jun. 2009

Jaima


Jaima de dunas y estrellas,

de gritos y guerras.

Jaima de sabiduría,

de coraje y de paciencia.

¡Jaima!

Símbolo de resistencia.


20 jun. 2009

Un email inesperado


En un arrebato virtual recibo tus letras con formato diseñado, sobre fondo blanco, hambriento. Sin embargo, al leerlas me sugieren el arquear de tus cejas, tus manos gesticulando, tu silueta. Tu voz se cuela entre los trazos, ¡percibo tu acento! Me estremezco.


Sigo leyendo. No me cuentas nada bueno, ni nada malo. Sólo que has vuelto. Y yo me he marchado. En un golpe bajo, te recuerdo.


Sonríes, cambias de tema entusiasmado. Me narras alguna historieta y después dices que me recordarás mañana. ¿Y yo? ¿Acaso yo no te recuerdo hoy? Me estremezco de nuevo. No sólo te has ido, sino que ya has regresado… Y yo no estoy.


Mucho o poco no me importa. Es tiempo, y ha pasado. Mas no te siento lejano. Norte de Europa, Sudamérica o África, ¡qué más me da dónde vayas! Todavía no te has ido de mi lado.


19 jun. 2009

¿Libres?

“La inseguridad nos hace libres, dijo un día aquel muchacho”. Y yo, no le entendía.