8 oct. 2008

Finlandia como reflejo



Como un océano embravecido cuya orilla parece mansa. Como un remolino que puede tragárselo todo, menos las penas. Explosiono como dinamita pero no doy fuego, doy cenizas. ¿Qué ocurre? Vuelvo a sentirme perdida.


Huyo de mis pensamientos como las lágrimas huyen despavoridas de mis ojos, pero sólo ellas escapan. Yo estoy atrapada entre barrotes fríos. Mis manos, mi cabeza. Mi cuerpo. Y no puedo ir tan lejos como quiero o como necesito, que en este preciso instante vienen a ser lo mismo. Me acobardo, me escondo… Hay días en que no aparezco. Y no ha habido una sola noche en la que lo haya conseguido. Es como una lucha interminable, pero sin sentido.


No basta con tratar de mantener a mi cerebro dormido: está despierto y es maligno. Me acusa de egoísmo, de locura, hasta de enferma. Me juzga estúpida y juega conmigo al “quién es quién”. Pero él acierta y yo pierdo. Me roba todo lo que tengo, me deja vacía… creo que acabará conmigo en sólo unos días. Pero, ¿cómo huir del enemigo estando ambos dentro de una habitación sin puertas? Mi cuerpo es el zulo que imposibilita recuperar la vida. ¡Me rendiría ahora mismo! Pero no existe salida. Estoy encerrada, acorralada, reprimida. Estoy hundida.


Palabras, palabrejas, palabrotas. Sacad de mí este demonio encendido. Ayudadme a escupir fuego, a vomitar cenizas. Ayudadme a sacar de mí el infierno que hoy siento. El que me oprime, el que me comprime. El infierno que me domina en momentos tan amenazantes como los que estoy viviendo en este nicho. Cavando mi destino, lapidando mis instintos, engañando mis sentidos. Todo miente. Hasta mis dientes.


Si no brota una frase hermosa, un sueño lúcido. Si no resurge ya la prosa nítida, la inspiración. Si no deja mi alma de estar presa… muero.

7 oct. 2008

Una loca


Amante del silencio y de la escasa compañía,

arrastra la tristeza,

con aires de melancolía.


Vaga por el mundo sin sentido,

avanzando erróneamente

mientras que delira su destino.


Es callada, solitaria, triste.

Es vagabunda, caminante, errante.

“Es una loca”.

6 oct. 2008

Sin salida


Murciélagos, chirridos, sombras.

En mi caverna sólo siento el frío.

Espeluznante.


Me agacho, me encojo, tiemblo.

En mi gruta todo se vuelve negro.

Asfixiante.


Dudas. Amagos. Pánico.

En mi prisión nada es palpable.

Martirizante.


Espero, espero, espero.

Y mi agujero es cada vez más grande.

Agobiante.


Furia, llanto, humo.

Mi interior nunca es estable.

Agonizante.

4 oct. 2008

No pude


Como las espinas de un pescado,

Traté de apartarlo.

Como un estornudo en pleno silencio,

Traté de evitarlo.


Apartarlo, evitarlo…

Lo intenté.

Y no pude.


Como el llanto en público,

Traté de ocultarlo.

Como el teléfono cuando duermes,

Traté de ignorarlo.


Ocultarlo, ignorarlo…

Lo intenté.

Y no pude.


Como las ojeras tras una borrachera,

Traté de disimularlo.

Como el alma cuando está en pena,

Traté de disfrazarlo.


Disimularlo, disfrazarlo…

Lo intenté.

Y no pude.


Como el tren que no vuelve y que se ha escapado,

Traté de frenarlo.

Como una enfermedad antes del viaje,

Traté de impedirlo.


Frenarlo, impedirlo…

Esto también lo intenté, sí.

Pero tampoco pude.


Ni apartarlo, ni evitarlo, ni ocultarlo, ni ignorarlo.

Ni disimularlo, ni disfrazarlo, ni frenarlo, ni impedirlo.

Ni habiéndolo intentado e intentado e intentado… pude.


El egoísmo me ha vencido.

Lo siento.