22 ene. 2009

Hacia Ostrava (Republica Checa)

Sobre raíles, dentro de un tren en marcha que atraviesa fronteras deshaciendo la distancia. Atrás, Polonia; al frente, un reencuentro.


Ayer ha vuelto a escaparse demasiado deprisa y hoy vuelvo a arrastrarme por kilómetros distantes que se acercan. Se acercan. Cada vez estoy más cerca. (¿De qué?)


Desgarrando la neblina me transformo en nieve, bruma, vapor de briznas sorprendentes que hoy saltan en la memoria. Memoria. Ojalá no llegue a conocerme a mí la desmemoria. Pero, si me alcanza, al menos será sentada en alguna otra butaca (de segunda clase), deslizándome otra vez sobre raíles.



21 ene. 2009

Cracovia (Polonia)


Un abrazo.


Velas, sinagogas, cementerios, nieve. Eslotis y cervezas. El tranvía, una colina, el 139.


Grutas subterráneas, vinilos y barcos, un piano. Grecia, Austria, España. Una trompeta que calla y una máscara en madera.


Cisnes, cuervos, lo mejor y lo peor del ser humano. Una manzanita que colgaba antes de un árbol falso. Babel, historia, el río Vístula y Beatriki.


Cracovia es, para mí, una pizza a medias.

Gracias.

6 ene. 2009

Eres...

Eres agua en mi garganta,

jaima en la noche,

camello en las andanzas.


Eres henna en mis manos,

manta en mi cuerpo,

té dulce en mis labios.


Eres estrella en el cielo,

cojín en el suelo,

turbante en el viento.


Eres oasis en mi desierto.